Woody Allen ha publicado ‘A propósito de nada’: una biografía que está dando mucho que hablar

Woody Allen ha publicado ‘A propósito de nada’: una biografía que está dando mucho que hablar

Woody Allen nació en Brooklyn en 1935 y desde los 16 años comenzó en el mundo del espectáculo escribiendo chistes para distintos periódicos. Tras esto, comenzó a redactar guiones de televisión, radio y cine, y artículos para la revista The New Yorker. El director tiene ya 84 años y ya hace bastante que se alejó de la pluma y el papel para dedicarse al cine y en sus ratos libres a su pasión: el jazz.

El cineasta pública ahora sus memorias, ‘A propósito de nada’, donde narra con todo detalle los puntos más destacados de su vida. En ella aborda también los temas más polémicos que le han acompañado siempre como su relación con Mia Farrow, el romance que mantiene en la actualidad con Soon-Yi, hija de Mia, o las acusaciones de abusos sexuales a su hija adoptiva Dylan Farrow en 1992 cuando esta tan solo tenía 7 años.

Tras dichas acusaciones el director vio como Hollywood le dio la espalda y su última película, Un día de lluvia en Nueva York, ni siquiera llegó a estrenarse en Estados Unidos por falta de distribuidoras para la cinta.

Desglosaremos por partes, los puntos más fuertes de esta increíble autobiografía:

El romance de Woody con hijastra

Otro de los puntos más calientes de la autobiografía del director es en el que explica como comenzó su romance con quien fuera su hijastra y actual mujer, Soon-Yi: “Ahora dejadme que os explique en detalle como Soon-Yi y yo pasamos de ser dos personas que nunca se había caído especialmente bien a una pareja que ya lleva más de 20 años casada y que sigue amándose apasionadamente”, comienza explicando.

Woody cuenta que el primer beso que se dio con su actual mujer fue durante un pase privado para ver una película de Ingmar Bergman y afirma que ocurrió porque “ambos se sentían bastante atraídos”. Tras comenzar una aventura en secreto Mia Farrow descubrió su relación después de que encontrara unas fotos eróticas que se habían realizado: “Por supuesto que comprendo el impacto que aquello le causó, comprendo su desesperación, su furia, todo”.

Allen cuenta que Mia contó a la gente que el cineasta se había acostado con su hija “menor y retrasada” , pero el director se defiende en sus memorias sobre dichas palabras: “Soon-Yi no era ninguna niña sino una estudiante universitaria, evidentemente no era retrasada, ni tampoco menor de edad”.

Las acusaciones sobre abusos sexuales

Por último, Woody repasa como vivió cuando le acusó su exmujer de abusar de su hija Dylan cuando ella tenía 7 años. “Estaba en una sala llena de gente viendo la televisión en plena tarde. Yo no tenía donde sentarme, de modo que me ubiqué en el suelo. Puede que inclinase la cabeza hacia el sofá que tenía detrás y la apoyara un momento sobre la falda de Dylan. Desde luego, no le hice nada indecoroso”, comienza explicando el directo.

El director continúa su defensa relatando lo siguiente: “Con el tiempo, la cabeza sobre la falda -‘incluso si fuera cierto, era un acto completamente inofensivo y totalmente apropiado’. Jamás le he puesto un dedo encima a Dylan, jamás le he hecho nada que pudiera malinterpretarse como un abuso sexual”, concluye tajantemente Woody Allen.

Dejar respuesta

Your email address will not be published.