MN

La importancia de estar por la Región de Murcia

25.9 C
Murcia
lunes, agosto 8, 2022

Una investigación de la UMU alerta de la elevada resistencia a los antibióticos en el sector avícola de puesta

La tesis doctoral del investigador de la Universidad de Murcia (UMU) Jorge Rivera alerta del significativo descenso de la eficacia de distintos antibióticos, incluyendo los reservados para medicina humana, debido al “uso abusivo” de antimicrobianos en el sector productivo de aves de puesta, informaron fuentes de la institución docente en un comunicado.

Según ha apuntado la catedrática María José Cubero, subdirectora de la tesis, si no se promueve una mejor gestión en el empleo de los antibióticos las consecuencias podrían ser preocupantes, pues algunos de esos medicamentos se emplean como única alternativa en infecciones humanas.

“Si las bacterias continúan fortaleciéndose, la cantidad de recursos para combatirlas de forma exitosa escasearán en unas pocas décadas”, ha explicado Cubero. Las estadísticas del Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD) ya reflejan más de 3.000 muertes anuales en España por estos motivos.

Para el desarrollo de la investigación se analizaron muestras fecales de gallinas ponedoras en distintas granjas de Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Valencia, Extremadura y la Región de Murcia.

El objetivo era vigilar y notificar la resistencia que han desarrollado diversas bacterias que son perjudiciales para la salud como Salmonella spp., Campylobacter coli o Campylobacter jejuni. De igual manera, se hizo un monitoreo de otras bacterias comensales, que se encuentran en los animales de forma natural, tales como Escherichia coli, Enterococcus faecalis y Enterococcus faecium.

LA RESISTENCIA BACTERIANA, UN PELIGRO LATENTE

La administración prolongada de antibióticos en el sector industrial avícola de puesta ha provocado un descenso en su efectividad frente a diversas bacterias comensales. Estas bacterias, denominadas ‘centinelas’, según ha explicado Cubero, se estudian en investigaciones de este tipo porque son las “más adecuadas para los sistemas de vigilancia de resistencia a los antibióticos”.

Este seguimiento se realiza mediante la Concentración Mínima Inhibitoria, que permite conocer la cantidad más baja de un antibiótico que impide el crecimiento de una determinada cepa bacteriana.

Asimismo, los datos alcanzados en este estudio, realizado en colaboración con el Equipo de Cultivos de Secano para el Desarrollo Rural, Enología y Agricultura Sostenible del IMIDA, sugieren que el fortalecimiento de las bacterias centinela podría estar produciéndose de forma análoga en otros patógenos de mayor riesgo.

El fortalecimiento de determinadas bacterias frente a los antibióticos es una de las principales amenazas para la salud. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 33.000 personas fallecen al año en la Unión Europea (UE) por infecciones bacterianas, y los expertos alertan de que la tendencia irá a más en las próximas décadas si no se toman las medidas oportunas.

En este sentido, Rivera ha afirmado que, gracias a la labor del equipo, han obtenido “unos resultados muy satisfactorios” y han podido avanzar en “el conocimiento de las resistencias a los antimicrobianos en sanidad animal y en el uso de productos alternativos al óxido de zinc y a los antibióticos, contribuyendo a la sostenibilidad de la producción animal”.

El propósito del personal investigador de la UMU es trasladar a la administración los hallazgos obtenidos en las bacterias zoonósicas (de origen animal) y comensales para que se incluyan a las gallinas de puesta en el Plan Nacional frente a la Resistencia a los antibióticos (PRAN).

DISTINTOS TIPOS DE ANTIBIÓTICOS PARA EVALUAR RESISTENCIAS

El estudio analizó la resistencia a los antibióticos según las categorías establecidas por el Grupo Especial de Expertos en Asesoramiento Antimicrobiano (AMEG). Estas categorías establecen cuatro tipos de antibióticos en base a su nivel de preferencia de uso, A (Evitar), B (Restringir), C (Precaución) y D (Prudencia).

La investigación determinó que las bacterias nosocomiales Campylobacter jejuni, Escherichia coli y Enterococcus faecalis, “aquellas que infectan de forma oportunista durante los ingresos hospitalarios”, ha recalcado Cubero, han desarrollado niveles de resistencia altos frente a medicamentos de las categorías A y B, que son los más relevantes desde una perspectiva estratégica para la medicina humana.

Estos fármacos se consideran el último recurso en medicina humana contra la lucha bacteriana y están incluidos en la lista de Antimicrobianos de Importancia Crítica (AIC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Cubero ha señalado que “la resistencia a estos antibióticos puede reducir las opciones para el tratamiento exitoso de infecciones producidas por agentes multirresistentes”.

Por otro lado, la efectividad de los medicamentos de las categorías C y D también se ha reducido frente a distintas familias de bacterias. Algunos de estos fármacos son claves para tratar enfermedades zoonósicas.

Parte del problema se explica debido al elevado consumo de antibióticos en la ganadería de nuestro país, que además es uno de los más altos de toda la Unión Europea. “Las medidas que se cumplen en el sector productivo de puesta deberían equipararse a las empleadas en otros como el cárnico para evitar el aumento de las resistencias”, ha sostenido Cubero.

- Advertisement -

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas

Noticias Interesantes

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí