jueves, agosto 5, 2021
- Advertisement -

Cómo tratar con tus hijos el tema del divorcio

La ruptura de cualquier unión matrimonial es un evento que marca a la pareja involucrada, pero quienes perciben con mayor fuerza dicho divorcio son los hijos fruto de esa unión. Además, son quienes tienen que sobrellevar el doloroso proceso de ver a sus padres separarse, con el presunto entendido de que la familia, seguirá permaneciendo unida.

Si estás pasando por tan difícil trance en estos momentos o bien deseas ayudar a una pareja amiga que se está separando, estos consejos que te ofreceremos a continuación te explicarán, de una manera sencilla, cómo abordar el tema del divorcio con los hijos.

El divorcio: fin y principio de muchas cosas

Toda separación matrimonial supone un cambio fuerte en lo que respecta a las perspectivas, los sueños y la rutina cotidiana de los hijos producto de esa unión. Además, de acuerdo a las circunstancias, los niños sienten los causantes del divorcio de sus padres. Por ello, los padres deben saber cuáles son los pasos a seguir para dar a conocer la separación y tratar el tema con abierta y naturalmente.

¿Qué deben hacer los padres a la hora de comunicar el divorcio a los hijos?

  • Hablarles a los niños sobre el tema con toda sinceridad

La separación transforma totalmente a cada parte de la pareja involucrada, pero sus hijos también padecen por este cambio. Así que la primera medida a tomar por los padres tratar el tema con los niños de una manera natural y completamente franca. Es posible que los niños hayan presenciado las constantes discusiones de sus padres antes de la separación; esto puede ser favorable en cierta manera, pues se le hará comprender a los niños que tales discusiones frecuentes desaparecerán. Además, la situación en ese aspecto tenderá a mejorar.

  • En el momento de anunciar el divorcio permanecer junto a los hijos

La pareja debe demostrar unidad al momento de notificar y de conversar con sus hijos acerca de la separación. La noticia debe darse como se haría con otras actividades o eventos familiares importantes; de esta manera, los niños podrán comprender que, aunque la dinámica familiar cambie, el amor y el cuidado no desaparecerá.

  • No menospreciar los sentimientos de los niños al respecto

Este detalle tiene que tomarlo los padres muy en serio en esta clase de situaciones. El dolor y la tristeza que sienten los niños no son producidos por el acto de separación como tal. Sin embargo, las dificultades en la relación entre padres e hijos, influyen notablemente en la comunicación.

  • Dejarles claro a los niños que ellos siempre estarán en primer lugar

Deben decirles que, si bien el amor de pareja ya no existe y las condiciones para estar juntos ya no son posibles, el amor que sienten por los niños no se ha alterado en nada. No es necesario desglosarles los puntos íntimos o legales que esto implica. No obstante, deben notificarles que el vínculo matrimonial que los unía ha llegado a su fin, sin embargo, ellos son y serán la prioridad siempre.

  • Desechar en la mente de los niños que ellos son los responsables del divorcio

La decisión de separarse es asunto exclusivo de la pareja, una vez que han considerado que es lo mejor para cada cónyuge y sobre todo para los hijos a quienes se les debe explicar, hasta que logren comprenderlo, que no son los responsables de que sus padres ya no deseen permanecer uno al lado del otro y que, con todo, puedan sentirse seguros con la nueva condición de la familia. Si se establecen los parámetros debidos de respeto entre padre y madre, junto con una rutina ajustada a la nueva situación (a la cual se acostumbrarán progresivamente), los niños lo aceptarán sin muchos inconvenientes.

  • Dialogar honesta y abiertamente sobre el divorcio con los hijos

Si los niños hacen alguna pregunta respecto a la separación, se les debe responder con total honestidad, sin rehuir el tema. Esta acción permitirá que los niños no se sientan traumatizados por lo sucedido, aunque esto dependerá de la edad que tengan. No obstante, si existen dudas sobre cómo hacerlo, por temor a dañarlos aún más, los padres pueden acudir a profesionales en la materia, quienes los orientarán en el modo de hacerles entender a los pequeños que el divorcio no necesariamente es algo negativo o perjudicial y que, al contrario, viene a ser un camino para mejorar la comunicación y la convivencia.

Si desde el principio se le aclara a los niños que la situación no es su responsabilidad y que el amor de los padres por ellos no cambiará en absoluto aún con la separación, el proceso de aceptación y adaptación será más llevadero.

- Advertisement -

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here