martes, abril 20, 2021
- Advertisement -

PerseoTeam, cinco adolescentes de Cartagena crean su propio satélite

La juventud murciana viene pisando fuerte, y quien diga que lo contrario es porque no conoce a PerseoTeam, un grupo de adolescentes que están construyendo su propio satélite. José, Lucía, Alejandro, Laura y Gonzalo, alumnos y alumnas del colegio Franciscanos La Inmaculada de Cartagena, concursan en la competición CanSat de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés). El reto para estos chicos de dieciséis años es “crear un mini satélite, con todas las funcionalidades pero de pequeño tamaño, ya que tiene que caber en el espacio de una lata de refresco”, explica Lucía.

El concurso CanSat es un proyecto internacional que pretende acercar a los jóvenes a disciplinas como la robótica, la programación o la informática. Uno de los principales inconvenientes para los chicos y chicas que se presentan a estos certámenes es que en clase apenas se profundiza en estas destrezas: “Hay que construir de la nada un satélite. El colegio no te prepara para eso, es todo extracurricular”, explican.

El equipo PerseoTeam trabaja en la construcción de su Cansat
El equipo PerseoTeam trabaja en la construcción de su Cansat – PerseoTeam

‘Noé’, un arca biológica

En busca de una idea revolucionaria y sin precedentes, han confeccionado ‘Noé’, una especie de “arca biológica”. “Hemos traído una idea que creemos que es bastante novedosa, pero no podemos decir mucho de ella porque queremos esperar a presentarla frente a los jueces”, expone una de las jóvenes.

El día del lanzamiento el CanSat será despedido a un kilómetro de altura en el interior de un cohete confeccionado especialmente para este artefacto. La nave se abrirá y el mini satélite caerá con un paracaídas. “Uno de los objetivos que es que no se rompa al tocar el suelo. Hay que cuidar que sea resistente y que el paracaídas sea suficientemente grande”, cuenta Lucía de PerseoTeam. Aunque el objetivo principal es más complejo: medir -mediante sensores- la temperatura y la presión atmosférica durante el descenso. Una ardua tarea en la que estos jóvenes están poniendo todas sus ganas y esfuerzo. Entre las directrices que la ESA impone, está el peso, que debe oscilar entre los 300 y 350 gramos. “Lo demás lo dejan a nuestra elección”, cuentan.

Para sacar el proyecto adelante se han repartido las tareas en función con sus fortalezas. Mientras uno profundiza en la programación, otro se encarga del paracaídas y el diseño es responsabilidad de otra de ellas. El pequeño satélite lo han confeccionado con una impresora 3D, una de las tecnologías más novedosas y que se están imponiendo en los últimos tiempos.

“Nuestro mini satélite está listo para despegar”

Por el momento PerseoTeam compiten por el liderazgo regional. En esta primera competición no es necesario el lanzamiento, sino que el jurado estima si los alumnos tienen potencial teniendo en cuenta el informe del proyecto. En caso de ganar, pasarían al concurso nacional donde, entonces sí, se lanzaría el satélite.

“Juntos hemos ido aprendiendo diferentes habilidades y, después de meses de trabajo, nuestro mini satélite está listo para despegar“, concluyen los ingeniosos alumnos.

Inma González López
Periodista y redactora. Puedes leerme también en Twitter: @inmagonzalezlop
- Advertisement -

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here