Luz verde a la nueva ley de eutanasia

Luz verde a la nueva ley de eutanasia

Aprobada la ley de Eutanasia con la oposición de PP y Vox. Solo enfermos incurables o crónicos podrán pedir la eutanasia y serán informados y evaluados por varios médicos

El Congreso ha logrado aprobar la regulación por ley de la eutanasia con 201 votos a favor, 140 en contra y dos abstenciones. Los partidos de la oposición como son PP y VOX son los únicos que ha votado en contra. El diputado por el PP José Ignacio Echániz mantuvo en su discurso que tras la iniciativa se esconde una “medida de recorte de gastos” debido al elevado coste que suponen los cuidados de las personas afectadas por enfermedades sin cura. Para Vox la iniciativa no es otra cosa que “el reconocimiento del derecho a matar”. “Convierten al Estado en una máquina de matar”, proclamó su portavoz, quien no dudó en comparar esta propuesta con “la solución final” practicada en la Alemania de Hitler. También ellos incidieron en el enfoque económico: “Los enfermos crónicos deben ser eliminados porque resultan muy caros”

El objetivo de esta propuesta de ley, es la de dar una respuesta jurídica, sistemática, equilibrada y garantizada a una demanda social. La norma pretende regular el derecho de las personas que cumplan las condiciones exigidas a solicitar y recibir la ayuda necesaria para morir.

El texto registrado por el gobierno español, recoge el significado etimológico de eutanasia, “buena muerte”, y lo define como el acto deliberado de dar fin a la vida de una persona, producido por voluntad expresa de la propia persona y con el objeto de evitar un sufrimiento. Además, la norma pauta en qué términos se podrá aplicar.

Pero, ¿Qué opinan los ciudadanos de la Región? Desde MurciaNoticias, nos hemos trasladado hasta una concurrida plaza del centro de la ciudad para conocer que opinan los murcianos sobre este controvertido tema de salud y bienestar.

¿Quién tendrá derecho a pedir la eutanasia?

La proposición de ley establece que tendrán derecho a solicitar la ayuda para morir todos los ciudadanos españoles o residentes en España que sufran “una enfermedad grave e incurable” o, en su caso, “crónica e invalidante”, que provoque un sufrimiento “intolerable”. Estos ciudadanos deberán “disponer por escrito de la información que exista sobre su proceso médico” y “las diferentes alternativas y posibilidades de actuación, incluida la de acceder a cuidados paliativos”.

¿Cómo se solicitará?

La proposición de ley busca que el proceso para solicitar la eutanasia sea breve, aunque garantista. El primer paso lo dará el paciente, que será quien tenga que solicitar por escrito que se active el procedimiento en dos ocasiones, separadas por 15 días la una de la otra. Hecho esto, en un máximo de 48 horas su médico tendrá que valorar si cumple los requisitos y facilitar al paciente, tanto verbalmente como por escrito, información sobre “su diagnóstico, posibilidades terapéuticas y resultados esperables, así como posibles cuidados paliativos”.

24 horas después de dicha conversación, el paciente deberá decir si mantiene o no su decisión de solicitar la eutanasia. Si fuera así, su caso pasaría a manos de un segundo médico, encargado de corroborar en un plazo máximo de diez días que el enfermo cumple los requisitos para recibirla. Y, si ese facultativo diera su visto bueno, el caso se comunicaría a la Comisión de Evaluación y Control, que nombrará otras dos personas para que elaboren un informe que servirá de guía al órgano para decidir si, finalmente, se ajusta a las condiciones necesarias para pedir la eutanasia.

¿Y si el paciente no puede tomar la decisión?

Para ejercer el derecho a la eutanasia, el enfermo debe solicitarlo de forma autónoma e informada salvo en un supuesto: que “el médico responsable certifique que el paciente está incurso en situación de incapacidad de hecho permanente”. En esos casos, se podrá administrar la eutanasia a quienes así lo hayan dispuesto “con anterioridad en un documento de instrucciones previas o documento equivalente”, el también conocido como testamento vital.

¿Cómo se prestará la ayuda para morir?

Una vez se otorgue el consentimiento para llevar a cabo la eutanasia, será el propio paciente, en caso de que se encuentre consciente, quien decidirá cómo quiere recibir la ayuda para fallecer. Son dos las opciones: o bien la administración directa al enfermo de una sustancia para causar su muerte por parte del profesional sanitario, o bien la prescripción de dicha sustancia al paciente para que se la pueda administrar a sí mismo, bien en un centro sanitario, o bien en su domicilio.

¿Los médicos podrán negar la eutanasia?

No será necesario que el médico dé su permiso, si el paciente cumple los requisitos para recibirla. Pero sí que se podrán negar a ser ellos quienes la lleven a cabo. La proposición de ley recoge expresamente el derecho a la objeción de conciencia, que el profesional sanitario deberá expresar de forma anticipada y por escrito. El nombre de estos profesionales se inscribirá en un registro de objetores a esta práctica.

¿Cómo se registrará el fallecimiento?

La norma dispone que la muerte facilitada por la eutanasia se computará como fallecimiento natural.

 

Dejar respuesta

Your email address will not be published.