Lo barato sale caro: los tests rápidos de Sanidad “no valen”, y eran de una empresa sin licencia

Lo barato sale caro: los tests rápidos de Sanidad “no valen”, y eran de una empresa sin licencia

Sánchez dijo que los test que compraba España eran “homologados” y tenían “todas las garantías”

Las pruebas, que se iban a destinar sobre todo a los sanitarios, tienen una sensibilidad excesivamente baja y dan negativo en casos en los que la prueba tradicional certifica el positivo.

Sin embargo, días atrás, en concreto el 21 de marzo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presumía de haber “materializado la compra y la puesta en marcha de los test rápidos”, un lote que aunque cumple el marcado CE de calidad ha resultado defectuoso. “Se trata de test fiables y homologados, y esto es muy importante, la homologación. Es muy importante porque deben contar con todas las garantías sanitarias”.

Los tests rápidos para detectar la infección de coronavirus que ha comprado el Ministerio de Sanidad en China no funcionan bien. Tienen una sensibilidad del 30%, cuando deberían superar el 80%. ¿Y eso qué significa? “Que los tests no valen, porque dan muchos falsos negativos”, explican a este diario responsables sanitarios de la Comunidad de Madrid, que recibió la primera remesa de pruebas rápidas. “Muchos pacientes que teniendo positivo por coronavirus en la PCR (la prueba de referencia, que tarda más tiempo) dan negativos en el test”.

La embajada de China en España ha anunciado que la empresa a la que le compró los tests el Ministerio no tiene licencia. “El Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados, en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology no estaba incluida”. “Shenzhen Bioeasy Biotechnology no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos”, añade.

El pasado domingo el Ministerio de Sanidad anunció el inicio del reparto de 640.000 tests de detección rápida y procedió “a la distribución de los primeros 8.000 test en la Comunidad de Madrid”, según el ministro Salvador Illa, que aseguró que “a lo largo de esta semana” se va a recibir “un millón más que ya hemos adquirido”.

Pero ayer la Comunidad de Madrid denunció la inutilidad de los tests: “No valen”. “Nos dieron 8.000 test sin haberlos validado, y gracias a la prudencia de la Consejería de Sanidad no se hizo distribución masiva”, que quejan en la Puerta del Sol.

En un contexto de fuerte escasez de material, una de las buenas noticias que habían recibido las autonomías se vuelve ahora chasco. Después de salir al mercado mundial a comprar más de 52 millones de mascarillas, la inutilidad de los tests comprados por el Ministerio de Sanidad las pone en la tesitura de seguir comprando material, y de manera urgente.

La idea de Sanidad y la Comunidad de Madrid era hacer un “screening poblacional” y probarlos sobre todo con los profesionales sanitarios, que están siendo los más golpeados por la pandemia. Pero la “baja sensibilidad” lo impide. La sensibilidad es la probabilidad de que para un sujeto enfermo se obtenga una prueba diagnóstica positiva. Y la especificidad, por el contrario, es la probabilidad de que estando sano la prueba sea negativa.

 

Dejar respuesta

Your email address will not be published.