La mesa de Nochevieja y Año nuevo

La mesa de Nochevieja y Año nuevo

Una vez que hemos pasado el hemiciclo de la Navidad, aun nos quedan las comidas de Nochevieja y Año nuevo. Algo que puede volvernos completamente locos entre largas colas en el supermercado y la búsqueda de las mejores ofertas y productos para servir en nuestra decorada y especial mesa de Fin de Año.

Para aquellos que lo han dejado todo para última hora y les angustia pensar en las aglomeraciones, las colas en la pescadería/carnicería y los precios desorbitados de estas fechas, os traemos una serie de claves para afrontar con éxito estas últimas horas del año con la mejor degustación de alimentos en nuestra mesa.

Lo primero, sería revisar la despensa y establecer un presupuesto. Antes de hacer la compra o planifica el menú, hay que mirar qué hay en la despensa y si se se puede aprovechar algunos ingredientes para consumirlos en forma de entrantes o buscar alguna receta en función de estos. Una vez decidido el menú, es recomendable realizar un presupuesto y tratar de ceñirse a él a la hora de hacer la compra. 

Ahorrar tiempo con la compra online, hoy en día existen muchas facilidades para realizar la compra de consumibles de forma online sin salir de casa y evitando todo tipo de colas. Una forma muy eficaz de liberarte de hacer la ruta de mercados y supermercados en busca de los mejores productos y cargar con bolsas o carritos. Solamente necesitaras un PC y una conexión a Internet.

Comparar precios entre los productos más demandados como suelen ser el cordero lechal, el pavo, el jamón ibérico de cebo, la lombarda, la piña, el besugo, la lubina, langostinos cocidos no congelados, percebes gallegos, almejas y ostras etc. Podría llegar a ahorrarnos hasta un 40%.

Otra opción sería la de elegir ingredientes alternativos a los consumibles estrella que disparan sus precios en estas fechas. Apostar por consumir pescados de temporada como la merluza o la lubina o en las cárnicas, optar por sustitutos como el pollo de corral o el redondo de ternera, puede ser una idea mucho más económica para los menús más habituales de estas fechas.

Aprovechar las sobras congelándolas como el caldo para hacer la sopa de marisco de Nochebuena, o bien, para hacer otra en Fin de Año o utilizarlo como fumé en un pastel de pescado son ideas que ayudan a economizar y reducir gastos extras en la lista de la compra.

Leave a Reply

Your email address will not be published.