MN

La importancia de estar por la Región de Murcia

11.6 C
Murcia
viernes, diciembre 2, 2022

José María Meseguer: “Nuestro objetivo es volver a ganar la Copa del Rey de vela”

“Somos el barco más internacional que hay en la Región. Competimos en numerosos lugares de España y en otros países como Italia o Francia”, declara Meseguer

José María Meseguer es el armador y patrón del ‘Pez de Abril’, barco de la categoría Swan 42 que ha dominado competiciones entre las que se encuentran las dos más importantes del calendario español, la Copa del Rey y la Copa SM La Reina. Esta semana, José María se enfrenta a un nuevo reto: volver a subirse a lo más alto del podio en la Copa del Rey.

Tras un mundial que no fue como esperaba, José María llega a Mallorca con los errores aprendidos. En el campeonato se enfrentará a los mejores del mundo y, para ello, cuenta con una tripulación más que preparada.

Entre otros muchos títulos, en su palmarés también cuenta con el trofeo Tabarca y la regata PalmaVela. José María es un gran embajador de nuestra tierra, llevando el nombre del Club Náutico de Portmán y de toda nuestra Región a lo más alto.

En momentos previos a la Copa del Rey, José María atiende en exclusiva a Murcia Noticias para contar los entresijos de este deporte y la preparación y entrenamiento necesario para la competición. Además, cuenta cómo se inició en el mundo de la vela y cómo lo compatibiliza con su familia y la gestión de CMSA, empresa referente en la fabricación de envases y sistemas de envasado sostenibles.

  • ¿Cuándo empezaste en el mundo de la vela?

Empecé tarde, mi padre tenía una lancha pequeña con la que tuve mis primeros contactos en el mundo de la navegación cuando yo era joven. Durante muchos años pensé que lo de la vela era muy aburrido porque eran barcos que eran muy lentos. A mí me gustaba mucho más la velocidad y otro tipo de prestaciones que daban los barcos de motor.

Yo descubrí lo que era la vela cuando hice un curso en una escuela que le regalé a un sobrino mío para hacer juntos con casi 40 años. De ahí ya me compré un crucero pequeño, empecé a hacer mis primeros pinitos navegando y a irme a las islas, a hacer algo de navegación en altura y a partir de ahí conocí el mundo de las regatas.

Cambié de barco y me compré otro, que seguía siendo un crucero, pero era uno muy rápido con el que años más tarde ya hice una regata atlántica en 2015 cruzando desde Las Palmas de Gran Canaria hasta Santa Lucía, donde quedamos cuartos. Tuve un accidente, me rompí el peroné a los dos días de llegar y ya tuvimos que parar, no pude seguir compitiendo.

Después ese barco se quedó un poco obsoleto para las regatas de circuito, como la Copa del Rey y el Campeonato del Mundo. A partir de ahí dimos el salto y yo ya tenía un equipo bastante comprometido. Nos metimos en un barco ‘Pura Sangre’, que es un Swan, compitiendo en monotipo, es decir, competiciones que se hacen con todos los barcos iguales.

  • ¿Tuvo tu padre influencia para que tú te iniciaras en la vela?

Mi padre no era muy marinero, era más de Mar Menor. Sobre todo le gustaba los baños en el mar y ahí empezó a introducirme en el mundo de la navegación, pero sin tener ningún tipo de conocimiento ni de vela ni de nada.

  • ¿Van a seguir tus hijos?

Yo creo que no. A mis hijos les gusta mucho el tema del barco, disfrutan de las vacaciones allí, donde pasan los veranos. Yo no le he inculcado el tema de la competición porque aunque son muy deportistas practican otras disciplinas. Si algún día les apetece pues tienen tiempo, yo empecé con 40 años.

“En la vela, el compromiso es fundamental”

  • ¿Por qué el barco se llama Pez de Abril?

Es la traducción de ‘poisson d’avril’, que es el día de Los Santos Inocentes en Francia. Son barcos muy difíciles de conseguir y cuando propusimos la idea de comprar ese tipo de barco nos parecía que era una broma. Cuando realmente lo conseguimos comprar, nos acordamos del momento en que pensamos que era una broma y le pusimos ese nombre. Simplemente por eso, porque hace referencia a una cosa que es imposible de conseguir.

  • En el barco no estás solo sino que estás rodeado de un gran equipo. ¿Cómo de importante es estar rodeado de gente comprometida con el proyecto?

En la vela, como todas las competiciones de equipo, el compromiso es fundamental porque requiere mucho entrenamiento. Este necesita tiempo, que escasea sobre todo en este tipo de vela.

Nosotros regateamos en una categoría que se llama ‘Corinthian’, que son regatas no profesionales, pero de gente amateur y muy comprometida. Es importantísimo que exista este compromiso para el entrenamiento porque, de los 11 que vamos a bordo, uno no te hace ganar una regata pero sí perderla.

Cualquiera de los puestos que falle hace que el barco vaya más lento. En monotipo las diferencias son de metros, por lo que hay que tener mucho cuidado con eso. Ese compromiso es necesario y el equipo es fundamental, como en casi todo en la vida.

  • Gracias a tus resultados en el mundo de la vela, eres un gran embajador de nuestra tierra…

Somos el barco más internacional que hay en la Región, el barco se pasea por muchos sitios. Este año que viene por ejemplo vamos a competir en el Circuito de las Naciones, vamos terceros detrás de los italianos y los alemanes.

También competiremos en Italia, Francia y España. Sobre todo corremos por el Mediterráneo, hay otras posibilidades de correr por el Norte de Europa o por Estados Unidos pero ya nos pilla muy lejos.

  • ¿Cómo es el proceso previo de preparación y entrenamiento para una regata?

Hay varias fases en el entrenamiento. Está la fase física que nosotros hacemos en San Pedro del Pinatar, donde tenemos el barco. Allí montamos un campo de regatas, tenemos unas balizas, que ponemos y hacemos el circuito, ensayando las maniobras. Cuando tenemos suerte hacemos lo mismo con otros barcos, idealmente parecidos al nuestro, porque medirte en un ‘cuerpo a cuerpo’ te da una sensación real de cómo vas. Cuando estás solo siempre vas bien.

La segunda parte es cuando todo eso se recoge en números. Nosotros llevamos un programa informático muy completo, los barcos van con mucha electrónica. Se recogen todos los datos, que analizamos y estudiamos.

  • Todo ello tienes que compaginarlo con la gestión de la empresa y con tu familia. ¿Es duro pasar tantos días fuera de casa?

Hoy en día se puede teletrabajar. Yo lo que realmente hago es que destino mis vacaciones a las regatas. En nuestro nivel, las regatas son de una semana como la Copa del Rey o el Campeonato del Mundo que ha terminado ahora.

En el agua estás de 11 de la mañana a 5 de la tarde, el resto del día puedes estar con el ordenador respondiendo correos y atendiendo llamadas.

“La meteorología no es suerte, sino conocerla”

  • ¿Cuál es la anécdota que más recuerdes?

Lo que más recuerdas son los buenos momentos, sobre todo cuando ganas por muy poco. Nosotros estamos alrededor de una hora y media en el agua en cada manga y ganamos por uno o dos segundos con un grupo de 10-12 barcos.

Sin embargo, hemos tenido dos accidentes gordos. Uno fue con un barco que, aunque llevábamos nosotros preferencia, no controló la maniobra. Hacía mucho viento y casi nos parte, nos dio pero no entró agua. Otro fue un accidente en el que volcamos el barco en una regata también con mucho viento. Tres tripulantes se quedaron durante mucho tiempo debajo del agua y lo pasamos un poco mal. Lo demás son todo momentos buenos, de alegría y de mucha diversión.

  • Además de la preparación, existe un factor suerte como puede ser el viento. ¿Hasta qué punto afecta la meteorología?

Suerte necesitas para ganar en todo, o por lo menos no tener mala suerte. Como casi todo en la vida, la buena suerte no existe pero la mala sí. Si no tienes mala suerte, al final la meteorología es igual para todos. Nosotros llevamos personas muy buenas a bordo que saben leer los cambios de viento y de dirección. Son gente de mucho nivel, nuestro táctico a bordo es el murciano Carlos Martínez, una persona de renombre en la vela. La meteorología no es suerte, sino conocerla.

  • A pesar de contar con un gran palmarés, ¿te siguen imponiendo los rivales?

Tenemos dos Copas del Rey y un segundo y un tercero en este campeonato. También somos subcampeones del mundo y acabamos de hacer terceros en el campeonato del mundo de monotipos. Cada vez que te subes estás en el grupo de favoritos indiscutiblemente. En nuestra categoría de la Copa del Rey somos doce barcos, que aunque  a mucha gente le puede parecer poco es mucho en este tipo de eslora y de monotipo.

Estamos en el grupo de los cinco primeros pero lo importante aquí es llegar con opciones de título el último día. Estás seis días navegando y tienes que estar a unos cuatro puntos del primero. Si llegas con opciones, el último día ya se decide todo.

Este año en el mundial tuvimos un gran arranque, pero un segundo día catastrófico y eso lo fuimos lastrando, llegando hasta la sexta posición. Los rivales que teníamos para podio estaban muy fuertes y luego tuvimos dos últimos días muy buenos y conseguimos un tercero. Está todo muy complicado.

  • ¿Cómo afrontas este año la Copa del Rey?

Venimos con la lección aprendida del Campeonato del Mundo. Hemos analizado bastante bien estos días los fallos que hemos tenido e introducido un par de mejoras, sobre todo a nivel de maniobra y de navegación. Yo creo que entre los cinco primeros estamos pero ya una vez que tocas chapa, ya no quieres quedar ni segundo ni tercero, quieres ganar. Eso de participar está muy bien, pero aquí el objetivo es ganar. Vamos a intentarlo, pero está muy difícil.

Después, en septiembre tengo el campeonato Rolex que coincide con el campeonato de Europa en Cerdeña y luego ya preparar la temporada siguiente. El barco se queda en dique seco, descansamos un poco de la navegación y empezamos a preparar la temporada en noviembre.

  • ¿Cómo es el Rey a distancias cortas?

Sólo he coincidido con Felipe, hice con él dos regatas en la categoría que él compite. Tuvimos un incidente porque me hizo una maniobra un poco rara pero luego se disculpó cuando estuvimos en los pantalanes. Es una persona muy normal, que atiende a todos, que habla con todo el mundo y que se hace fotos. Muy relajado.

  • Perteneces al Club Náutico de Portmán pero el barco lo tienes en San Pedro…

Portmán no tiene puerto pero su Club Náutico nos ha acogido de una forma extraordinaria, sobre todo su presidente, que organiza también varias regatas. Nos tratan muy bien, estamos muy a gusto con ellos.

El otro club donde yo tengo mis barcos y también nos acogen muy bien es el Club Náutico de Villa de San Pedro. A lo mejor corro algún día con el club.

  • ¿Qué diferencia hay en tu categoría Swan 42 con el resto de categorías? ¿Por qué la elegiste?

Por el tipo de barco. En ORC todos los barcos independientemente de la marca pueden correr juntos. Ahí van agrupados por bloques para que no haya excesiva diferencias pero tiene un hándicap porque te quitan o te suman tiempo dependiendo de las condiciones del barco. Es muy abierto, puedes ganar a otro barco en tiempo real pero luego hay unas fórmulas que cambian ese resultado.

Lo bonito es cuando estamos en monotipo, como por ejemplo la vela olímpica o la vela ligera, donde todos tienen el mismo barco y corren en las mismas condiciones. Dependiendo de los modelos, hay diferentes categorías. A mí me gustó el Swan 42, me pareció un barco muy divertido porque hay que afinar mucho, es muy emocionante.

Lo bonito de la vela para mí es que haya tan poca diferencia entre un barco y otro y realmente el que gana es el que mejor lo hace. Es un deporte muy técnico. De hecho, todos los perfiles que van a bordo son ingenieros o aparejadores, con un perfil muy técnico. También hay mucha física involucrada y mucho deporte.

 

- Advertisement -

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas

Noticias Interesantes

- Advertisement -

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí