miércoles, enero 20, 2021

La Isla del Fraile: hogar donde habitó el escocés Hugh Borthwick

La Isla del Fraile ha sido excavada por el Área de Arqueología de la Universidad de Murcia – Grupo de investigación iArqUM y el Museo Arqueológico de Águilas, donde encuentran un yacimiento

La Isla del Fraile fue habitada por un escocés llamado Hugh Pakenham Borthwick, que llega a ella en 1912. En el lugar, se encontraban restos de un edificio, asentamientos romanos y algunas evidencias musulmanas. Sin embargo, no se dio cuenta de que bajo sus pies había un yacimiento arqueológico.

La Isla se encuentra a 100 metros de la costa de Águilas y mide solamente 6,2 hectáreas. De la misma forma, se eleva a una altura de 93 metros sobre el nivel del mar.

Carlos III ya se adelantó en su momento a la riqueza que tenía esa pequeña extensión. Por lo cual, envía una expedición que documentó sobre el indicio de la muralla que rodeaba de manera parcial la Isla del Fraile.

El Área de Arqueología de la Universidad de Murcia -Grupo de Investigación iArqUM- y el Museo Arqueológico de Águilas se trasladaron hasta allí entre septiembre y octubre de 2020. De esta forma, realizaban las primeras excavaciones desde 1979. En esa fecha solo se practicaron algunos sondeos y se llevaron de allí piezas romanas. Sin embargo, el grupo de arqueólogos han preparado un plan para descubrir los secretos que encierra el terreno. Para ello, han incorporado una pasarela retráctil que transporte al persona y los materiales que se van a utilizar.

Sus investigaciones previas dieron sus frutos: encontraron una necrópolis islámica con un enterramiento infantil.

La Isla del Fraile: una historia dentro del mar

La Isla del Fraile recibe su nombre de una degeneración de la palabra farrallón. La misma significa: una roca alta y tajada que sobresale del mar. Así lo recuerdan Alejandro Quevedo y Juan de Dios Hernández García. Ambos son autores de un estudio, llamado <<Arqueología de la Hispania tardoantigua: un nuevo proyecto de investigación en la Isla del Fraile (Águilas)>>. El mismo acaba de ser publicado en la revista <<Sagvntvm>> de la Universidad de Valencia.

Isla-del-Fraile.jpgEn 1855 la Isla era propiedad del Estado. En 1912 pasa a propiedad de Hugh Pakenham Borthwick. El joven escocés no mantenía contacto con persona alguna, lo que hace que se tenga poca información en relación a su vida. Sin embargo, sabemos que allí habitó con dos sirvientes y varios perros. Sin razones, en 1920 decide abandonar el sitio y nunca volvió a vivir nadie allí. Alejando Quevedo, investigador de la Universidad de Murcia, apunta a que Borthwick no prestó la suficiente atención a los materiales arqueológicos que lo rodeaban. Entre los mismo se incluía un barco romana que llevaba en su interior ánforas y lingotes de plomo.

También hizo caso omiso a otros materiales, relacionados probablemente con la captación de agua. La recogería, según una hipótesis, para un poblado. La misma se refuerza con descubrimientos, como una anzuelo de bronce de la época romana, piedras de molino o una pieza de mármol que había sido decorada.

Según la última excavación realizada, los musulmanes también la ocuparon la Isla del Fraile, concretamente podrían ser almorávides o almohades, ya que se ha descubierto una necrópolis con siete cuerpos.

Hernández García, arqueólogo municipal, expresaba que podría tratarse de “un complejo de carácter estable que excedería el ámbito artesanal relacionado con la explotación de los productos derivados del mar y la pesca”.

La muralla

En relación al muro que rodeaba la Isla del Fraile, la primera referencia registrada corresponde al teniente coronel de ingenieros Juan Escofet. En 1773 interpretó aquello como “una fortificación” o muralla. El mismo se construyó con mampostería, lo que hizo que se erosionara y deteriorada con el mar.

Sin embargo, Quevedo ha expresado sus sospechas de que quizá no se trate de una muralla. Apunta a que quizá sea una estructura potente que facilitaba el desarrollo urbanístico en la isla. Actualmente, no se ha podido determinar la función de la misma.

En los setenta, varias intervenciones recogen fragmentos de cerámica. Los mismos se encontraban en la superficie. Entre ellos habían cerámicas finas y recipientes de transporte africanos. Estos materiales son procedentes de la región de la actual Túnez. Los mismos demuestran que existían conexiones comerciales con la costa del norte de África.

Del reinado de Constancio II y Teodosio, en el siglo IV, se encontraron dos monedas de bronce. Todos estos descubrimientos aparecieron próximos a una casa que aparentemente había sido incendiada y con el techo hundido. Las tejas estaban fragmentadas, quemadas y con abundantes carbones. Esto pueden ser señalas de una posible ocupación a la fuerza. Los contenidos del almacén de ánforas del siglo V ahora encontrado también muestran los mismos signos de violencia. Algunas de ellas aún conservan nexos los restos de pescado.

Tras la primera campaña de septiembre, los autores insistieron en llevar a cabo más excavaciones. Querían distinguir ocupaciones, encontrar una cronología y documentar el material encontrado.

En 1968, descendientes de Borthwick reclamaron la propiedad, pero esta había preescrito. Por ello, ya estaba en manos del Estado.

Ahora, todo el grupo de arqueólogos intenta descubrir el misterio que se encierra en la Isla del Fraile.

 

Carmen Romero
Periodista y Redactora de Murcia Noticias. Escritora. Mis libros: Resaca Emocional (2018) 7 Sentimientos (2020) Social Media Manager. Edición gráfica y creativa, y de videos.
- Advertisement -

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here