MN

La importancia de estar por la Región de Murcia

25.9 C
Murcia
domingo, agosto 7, 2022

Lucio Fernández, creador del congreso ‘Felicidad Auténtica’ y experto en RSC, nos da las claves de cómo ser feliz

Lucio Fernández: “Hay dos cosas que no se pueden comprar: el tiempo y la felicidad. Y cuando aprovechas el tiempo compruebas que la felicidad viene sola”

 

Hoy es el Día Internacional de la Felicidad, un día que se lleva celebrando desde 2013 como reconocimiento del importante papel que juega en nuestro día a día. Esta resolución de Naciones Unidas fue iniciada por Bután, un país que desde principios de la década de 1970 reconoce el valor de la felicidad nacional y que prioriza la Felicidad Nacional Bruta sobre el Producto Nacional Bruto.

Estos días internacionales sirven para sensibilizar a la población sobre un tema y a este mecanismo se le suma el ejemplo de personas que trabajan por la causa, por luchar por la felicidad, mediante iniciativas, mediante su carrera profesional y mediante su actitud. Un ejemplo de cómo poner en valor esa felicidad con un estilo de vida y con actitud es el de Lucio Fernández. 

Lucio trabaja desde hace años por mejorar la calidad de vida de su alrededor, es un emprendedor nato, experto en Responsabilidad Social Corporativa, creador del concepto ‘Egoísmo colaborativo’ y con más de 300 conferencias a su espalda

Este gran defensor de la felicidad real, nos muestra las herramientas y reflexiones eficaces para lograrla y aboga por buscarla en las pequeñas cosas y en cada momento. En definitiva, Lucio apuesta decididamente por ejercitar el Carpe Diem –del bueno- en nuestra vida: “Hay que vivir cada minuto como si fuera el último y trabajar cada día en ser feliz”.

Con motivo de este día, hablamos con él para que nos cuente cómo encontrar la felicidad y profundizar en los proyectos que lleva en marcha como su vino solidario ‘Pasión y Alma’ y el congreso ‘Felicidad Auténtica’ que nos revela en exclusiva que se celebrará el 22 de abril en Yecla.

 

  • El último proyecto en el que te embarcas es el de ‘Pasión y alma’ ¿cómo nace esta iniciativa?

Este proyecto solidario surge por mi afición al vino, sencillamente porque me gusta. No soy enólogo pero aplico el consejo que un experto me dijo en una ocasión: ‘el mejor vino es el que te gusta’.  Es ahí cuando arranca este proyecto, desde la idea de ‘quiero tener un propio vino’. 

Siempre he tenido esta inquietud, esa parte narcisista de decir ¿quién de aquí tiene un vino? que nadie levante la mano y yo diga pues yo sí. Pensaba que esto era muy complicado y complejo para llevarlo a cabo, pero tras hablar con un amigo de las bodegas Juan Gil me puse manos a la obra. 

Cualquiera puede tener un vino, el que se casa y hace uno para su boda, por ejemplo. Pero yo quería aportar valor al proyecto.  Quise hacer un homenaje a mis hijas, de ahí el nombre ‘Pasión y Alma’. No porque se llamen así, sino porque refleja el carácter de cada una de mis hijas. Mi hija mayor, Lucía, que es un alma cándida; y la menor, Marina, que es un terremoto. Un legado que pudieran recordar. 

En esto siempre he tenido el apoyo de mi mujer Marta, quien me ayudó y me acompañó en este proceso que construimos juntos. 

 

Vino 'Pasión y Alma' de Lucio Fernández

  • ¿Cómo surge entonces que sea un vino solidario?

Bueno, hasta este punto, todo bien. Pero seguía siendo un proyecto muy egocéntrico: yo, mis hijas, mi proyecto personal… y empecé a investigar.

Vi que había bodegas que tenían vinos solidarios, pero con cosas muy puntuales, como que una parte del precio de la botella iba destinada a distintas entidades o causas pero sin especificar cuánto dinero.

Y pensé: ¿por qué no le damos la oportunidad al comprador a que decida a qué proyecto va a ir destinado su dinero, el 1.25€ de cada botella?

Y de ahí que fuera solidario. Por eso quien compre una caja de 6 botellas puede decidir a qué proyecto va su dinero.  Pueden elegir a qué destinan su 1.25€ de cada botella si bien a un proyecto social o bien a uno medioambiental.

El consumidor puede elegir entre compensar 1.000 kilos de CO2 con una reforestación en el Amazonas con ECODES (para compensar la emisión de CO2) o para sufragar 3 comidas o becas comedor de la fundación Educo para menores sin recursos. 

Es en ese momento cuando ‘se cierra el círculo’. De un proyecto y un ego personal se ayuda a quién lo necesita. Así, ‘Pasión y Alma’ lleva ya más de un año de recorrido, una iniciativa de la me siento orgulloso, me hace sentir bien, y que ha tenido buena repercusión. Se han logrado más de 500 comidas para menores y se han compensado 14.000 kilos de CO2. Son pequeños gestos que no van a resolver el hambre del mundo ni el cambio climático, pero que si todos aportamos nuestro granito de arena, algo haremos. 

Adquirir este vino es muy sencillo, quien quiera puede ponerse en contacto conmigo a través de mis redes sociales y ya escogen el proyecto al que quieren destinar su dinero, la mayoría elige la parte de comedores escolares. 

 

Lucio, el inventor del ‘Egoísmo colaborativo’

  • Quiero que le vaya muy bien a los demás para que me vaya muy bien a mi, ¿esto es ‘egoísmo colaborativo’? 

Sí, y surgió por otra de mis reflexiones: ¿los que hacemos cosas por qué las hacemos?

La gente hace las cosas por puñetero egoísmo, que es innato al ser humano. Contra eso no puedo luchar, pero lo que sí puedo hacer es darle la vuelta: si todo va bien a mi alrededor y funciona, a mi me va bien. 

En el mundo de la empresa es muy claro: el empresario ¿por qué motiva a sus trabajadores?, ¿por que los quiere ver felices? lo dudo. Los motiva porque, principalmente, el empleado así es más productivo. Si se implica el empleado más en la empresa, esta es más rentable. En las relaciones de pareja pasa igual, al final quiero que le vaya bien a mi pareja porque me hace sentir bien.

El ser humano es así: primero yo y luego los demás. Por eso me inventé este concepto de ‘egoísmo colaborativo’ juntar estas palabras que parecen tan antagónicas pero que se pueden unir y expresar así: soy tan egoísta que quiero que a ti te vaya bien, para que me vaya bien a mi. 

Y es así principalmente porque así mejoramos nuestro propio bienestar. Cuando haces voluntariado o te embarcas en proyectos solidarios, cuando ayudas a alguien, tu cuerpo te manda mensajes químicos que dicen ‘¡oye esto funciona!’. Por eso creo que si todo el mundo pensara en los demás, seríamos mucho más felices.

 

  • Celebramos hoy el Día Internacional de la Felicidad, ¿cómo podemos encontrarla a día de hoy con todo lo que está sucediendo? 

Yo no soy experto en la felicidad, pero sí creo que hay varias cosas a resaltar al respecto. Primero, creo que la felicidad no la encontramos porque pensamos que nunca es suficiente.

Por otra parte, la felicidad está en el momento y depende de uno mismo (no depende del exterior), está en nuestro interior, en si me siento bien con lo que estoy haciendo o no.  

También creo que en las pequeñas cosas y en el momento está la felicidad. Cuando estás con personas que han perdido a un ser querido siempre dicen ‘lo feliz que era cuando estaba con él/ella y no me di cuenta’.

Insisto: la felicidad no depende de los demás. Es verdad que hay una parte de la felicidad que es genética. Hay un 40% de predisposición genética, pero el resto es actitud personal, que es donde está la clave. Mi actitud de vivir cada momento, de querer vivir mi vida y no la de otros, es lo que te hace ser feliz. La motivación depende de uno mismo. Hay que vivir cada minuto como si fuera el último y trabajar cada día en ser feliz. 

La felicidad tiene un problema y es que es un término tan usado y manido que a veces cansa. No siempre tienes que estar feliz, y no pasa nada si tienes alguna semana mala. ¡Claro que te puedes venir abajo!, la clave es comprender que son momentos puntuales.  No puedes querer siempre lo que tienen otros, está bien conformarte con lo que tienes y buscar la felicidad ahí. 

Hay dos cosas que no se pueden comprar: el tiempo y la felicidad. Y cuando aprovechas el tiempo compruebas que la felicidad viene sola. 

 

Congreso ‘Felicidad Auténtica’: apunta el 22 de abril en tu agenda

  • Hablemos del congreso de ‘Felicidad Auténtica’, ¿cuándo y dónde se celebra la  próxima edición? 

Este año el congreso se celebrará el 22 de abril en Yecla, y tengo claro que es el proyecto más bonito que he hecho nunca. 

Nace -una vez más- del vino, en concreto de un vino de bodegas Juan Gil llamado Israel para recaudar fondos para un chico que padecía una enfermedad rara. Tuve la suerte de poder colaborar con ellos ya que en esa época trabajaba en Redyser y puede poner a disposición de la bodega la infraestructura para repartir el vino de forma gratuita a toda España. 

Ahí pude conocer al chico y a sus padres, y me di cuenta, al tiempo, de que todas las acciones que se organizan respecto a la discapacidad están enfocadas a la persona que la padece, a los que pasan un mal momento que les dura toda la vida, pero no en quienes les cuidan. 

Cuando hablas con la gente que está viviendo con los chicos que tienen una discapacidad, te das cuenta de que todo el foco, tanto de la sociedad, como de los amigos o de la familia, se pone en el niño que la padece, pero nadie se fija en los padres, y son la clave para que puedan llevar una buena vida. 

Si esos padres no están ‘motivados’, si no tienen una fuerza extra, no son capaces de hacerlo lo bien que deberían hacerlo con esos niños. Por eso quería mostrar y poner el foco, no en la discapacidad, sino en los niños y su calidad de vida, como maestro de primaria y pedagogo que soy, el tema de la infancia lo tengo muy arraigado. 

Congreso 'Felicidad Auténtica'

Por eso, un padre o madre con un niño con discapacidad tiene que hacer un esfuerzo extra, mayor al de cualquier padre o madre, y nadie se preocupaba por ellos. De ahí surge este evento donde no se habla de discapacidad, de integración,… sino que se habla de cómo los asistentes pueden salir más motivados de allí.

Este evento va de motivación, que los asistentes salgan del congreso ‘más chutados’ por la vida. 

‘Felicidad Auténtica’ surge porque durante mi carrera profesional he ido a varios encuentros, conferencias y foros empresariales, donde sales ‘con las pilas cargadas’, porque son charlas de motivación enfocadas a directivos y emprendedores, y pensé ¿por qué no extender esto al resto del mundo más allá de las empresas? Esto es útil y le vale a cualquier persona. 

Así nació ese proyecto. El primer congreso que hicimos fue el famoso marzo de 2020, previo a la pandemia, el último evento que se hizo en Murcia antes de la llegada del covid. Estaba enfocado a padres y madres de niños con discapacidad en el Salón Social de la Universidad de Murcia con ponentes como Víctor Küpper y tuvo un éxito brutal, contó con la asistencia de más de 350 personas. 

Luego llegó la pandemia y se paralizó, pero lo retomamos el septiembre pasado en Sevilla, con una conferencia motivacional donde se trata el tema de la felicidad, no desde el flower power, sino desde la felicidad de verdad, sobre qué puedo hacer yo para mañana estar mejor, con mis circunstancias y mi situación. No es que el mundo sea fantástico, el mundo es una mierda muchas veces, pero vamos a ver qué puedo hacer yo para superarlo. 

El objetivo es hacerle entender al que venga que se dedique dos horas y media de su tiempo para ellos. Está enfocado para que cualquiera que quiera o que lo necesite, salga con motivación y con ganas de comerse el mundo. Puede servirle a gente que tiene otras problemáticas más allá de la discapacidad, como personas que están en riesgo de exclusión, con problemas emocionales,… al final todos necesitamos esa energía.

En Sevilla por ejemplo, lo focalizamos a sanitarios quienes a raíz de la pandemia se ha detectado que más del 70% tiene problemas psicológicos y de depresión. ‘Felicidad Auténtica’ es una herramienta que la debería aprovechar todo el mundo. En esta edición logramos más de 200 personas y ahora en Yecla queremos superar este número de asistentes que esperamos que vengan personas de localizaciones como Villena, Jumilla, Murcia… de distintas zonas de la Región de Murcia. 

Iremos haciendo más congresos por el país, por eso me gusta decir que es la manera más bonita de ir los fines de semana por España. La pandemia nos ha interrumpido por lo que no tenemos un calendario, pero está abierto por si algún ayuntamiento o empresa quiere hacerlo y llevarlo a su ciudad. 

 

  • Imagino que este proyecto te habrá dejado experiencias únicas…

Hay miles, pero una de ellas fue cuando una mujer en el congreso de Sevilla, que vino desde Córdoba, me dijo “hay tres cosas importantes que me han pasado en la vida: casarme, tener a mi hija con discapacidad y venir a este evento”. Es brutal, es ahí cuando entiendes que merece la pena. 

 

  • ¿Qué ponentes vamos a encontrar en Yecla? 

Estarán con nosotros Juanma Quelle, speaker, escritor y coach, creador del movimiento social #TerritorioFelicidad, y Fabián Villena, autor del libro ‘Despierta tu actitud positiva inteligente. 7 claves para disfrutar más de la vida y del trabajo’.

 

 

Responsabilidad Social Corporativa: clave para rentabilizar tu empresa

  • Eres experto en Responsabilidad Social Corporativa ¿cómo se hace ver la importancia de esto y ‘convencer’ que la RSC se instaure en las empresas?

Muchos de los CEO de las empresas lo primero que te dicen sobre la RSC es que es lo de plantar árboles y donar a Cáritas en Navidad. Y claro, tú te quedas como ‘no se ha enterado de nada’. Pero no es su culpa, es que nadie se lo ha explicado. Siempre ha habido una parte de buenismo para explicar la RSC y yo en cambio tengo una visión muy pragmática de lo que es la RSC.

La RSC es LA estrategia de la empresa, es un modelo de gestión, lo que marca el cómo. No qué producto voy a vender sino cómo voy a hacerlo. Mi definición de Responsabilidad Social Corporativa es sencilla, es un cómo para conseguir un qué. Dónde el qué es el objetivo: el beneficio económico.

Las empresas estamos en este mundo para ganar dinero, lo que se aplica también a ONGS (lo único que les diferencia es el fin, uno tiene un fin económico y otro un fin social o ambiental), para ganar dinero y conseguir proyectos. 

La clave está en el cómo, la manera en la que obtener ese beneficio, esa es la responsabilidad social. ¿Cómo hago las cosas? ¿Cómo trato a mis grupos de interés? ¿Cómo trato a mis empleados? ¿Cómo trato a la sociedad? ¿Cómo trato a mis clientes? ¿Cómo trato al producto? ¿Qué hago yo? 

Si hago esas cosas bien y las tengo en cuenta desde el punto de vista estratégico, los resultados vienen solos.  Para un escéptico: es una herramienta fundamental para que tu empresa sea más rentable. Cuando hablas de rentabilidad a un CEO se le ponen ya los ojos en blanco y ya empiezan a pensar en la estrategia.

Si ‘vendemos’ la RSC como ese buenismo o devolverle a la sociedad parte de lo que me ha dado, se equivoca. Yo huyo mucho de esto, yo no le he robado a la sociedad nada para tener que devolverle nada. Yo soy una empresa que intenta hacer las cosas bien, esa es mi aportación a la sociedad porque me hace ganar dinero. 

Hacer las cosas bien, con un objetivo económico: ganar dinero. Ahora, la Responsabilidad Social Corporativa es de largo recorrido, nada cortoplacista como está acostumbrada la sociedad, lo que entiendo que choque bastante. 

 

  • ¿Cuesta trabajo convencer a muchos directivos de aplicar estrategias de RSC?

Mi experiencia, tras 20 años, cuando a un directivo le hablas de ‘pasta’ y rentabilidad le cambia la cara. En nuestras propuestas de RSC hay que convencerle de cómo les hace ganar más dinero, no desde el buenismo y ser solidario. 

 

  • Vemos además que hay un consumidor que cada día es más consciente…

Hay estudios, de que en España el 50% de la gente de menos de 45 años está dispuesta a comprar un producto que sea de una marca sostenible, y si bajas el ratio de edad aumenta: a gente más joven, el porcentaje sube. 

Es curioso, los jóvenes que les vemos más despreocupados del mundo, ‘a mi rollo’ son los que están más concienciados con este tema, están dispuestos a comprar productos un poco más caros si son de una empresa que fomenta la RSC.

No podemos olvidar al consumidor del futuro, que son los que van a marcar las tendencias, con un precio razonable del producto. 

 

Helena Rodríguez Torres
Helena Rodríguez Torres
Periodista y amante de la comunicación, especializándome cada día en RSC. “Hacer preguntas es prueba de que se piensa.” Rabindranath Tagore.
- Advertisement -

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas

Noticias Interesantes

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí