viernes, mayo 7, 2021
- Advertisement -

Muchas embarazadas no reciben el tratamiento para el Rh negativo

El Rh negativo está presente en el transcurso del embarazo, un proceso lleno de pruebas y controles para comprobar que todo vaya correctamente. Para así minimizar los riesgos tanto para la madre como para el feto. Conocer si tú grupo sanguíneo es A, B, AB o 0, así como si eres Rh positivo o negativo será de vital importancia, también se te realizará el test de Coombs indirecto.

IMPORTANCIA DEL RH NEGATIVO

Este aspecto cobra especial relevancia si el resultado indica que la gestante tiene Rh negativo. Para muchos desconocidos, existen unas moléculas llamadas antígenos, que se encuentran en la superficie de los glóbulos rojos, y son las encargadas de determinar el grupo sanguíneo de una persona. El grupo sanguíneo de una persona será A, B, AB o 0, y según cada caso esas moléculas serán diferentes. Esto es lo mismo cuando se termina el estado del factor Rh, donde interviene el Rhesus D (Rh), el antígeno de glóbulos rojos.

Si una mujer embaraza posee el Rh negativo, y su feto es Rh positivo, entonces su cuerpo podrá desarrollar en el curso de la gestación anticuerpos contra las células sanguíneas de su bebe. Este escenario se conoce como isoinmunización.

¿Qué ocurre en la isoinmunización?

Es un proceso que ocurriría al producirse un contacto entre la sangre del feto y la sangre de la embarazada. Puede darse durante el mismo parto, tras alguna hemorragia predecesora al parto, después de algún método invasivo (amniocentesis, legrados…), etc.

Una sensibilización espontanea puede darse también en el embarazo, en torno al mes 7-8 (semana 28-30) si afecta el rh negativo

La gran amenaza que supone la isoinmunización no suele ser problema para el mismo bebe de la actual gestación. Sino sería más peligroso para futuros embarazos, donde una mujer Rh negativo queda sensibilizada frente a Rh positivo, en caso de tener un feto Rh positivo. Las consecuencias son tales como enfermedades hemolíticas en el recién nacido o eritroblastosis fetal.

Evitar la isoinmunización

Para evadir del problema de la isomunización, se recomienda administrar Inmunoglobulina Anti-D entre las semanas 28 y 30 de embarazo a las embarazadas con Rh negativo. Aquí no se tiene en cuenta el Rh que tenga la pareja. Con esta administración se previene que el Rh fetal provoque una reacción inmunitaria por parte de la madre. En el caso de un posible contacto con la sangre fetal, en cualquier trimestre, se debería administrar la inmunoglobulina, habría que darla durante las 72 horas posteriores. También si el recién nacido es Rh positivo se activaría este proceso.

¿Inmunuglobulina Anti-D?

Se trata de una solución de anticuerpos obtenidos de donantes Rh negativo que previamente han sido inmunizados contra el antígeno Rh positivo. No atraviesa la barrera placentaria y por lo tanto no afecta al feto, pero facilitara que una madre con Rh negativo pueda tener futuros hijos con Rh positivos sin el peligro de que se crean anticuerpos contra los glóbulos rojos fetales.

- Advertisement -

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here