martes, marzo 9, 2021
- Advertisement -

Editorial: Traición al ciudadano

Tras conocerse la dimisión del que hasta ayer era consejero de Salud de la Región de Murcia, Manuel Villegas, se ha abierto “la caja de pandora”. A su reprochable actitud -saltándose la cola de vacunación en beneficio propio- se han sumado una larga lista de nombres que, de igual forma, han antepuesto su bienestar al del ciudadano; razón última que debería regir su vocación profesional. En total, 450 altos cargos y funcionarios del departamento de Salud de la Región de Murcia se han vacunado ilegalmente. Unas cifras que hablan por sí solas.

Los ciudadanos han hecho su trabajo, aguantando interminables días sin salir de casa, aceptando el uso de mascarilla, alejándose de quienes más quieren y asumiendo con resignación la pérdida de sus sustentos de vida. Sin embargo, unos políticos incompetentes no han dudado en quebrantar sus promesas y jugar con el bienestar de miles de familias ante unos datos devastadores que golpean más fuerte que nunca a la Región de Murcia.

Mientras que condenaban públicamente el comportamiento incívico de los jóvenes- imprudentes y egoístas- o la incapacidad del ciudadano de respetar las normas de distanciamiento social, ellos hacían uso de su más profunda hipocresía vacunándose antes que aquellas personas que aún viven bajo la amenaza mortal del coronavirus.

Esther Clavero, alcaldesa de Molina de Segura

Uno de los últimos nombres que ha salido a la palestra es el de Esther Clavero, alcaldesa de Molina de Segura. Al igual que el exconsejero, recibió la vacuna estando fuera del protocolo. Este es un hecho que no puede pasar desapercibido, ya que con la vida no se negocia ni juega.

“Autoridad municipal que preside un ayuntamiento y que ejecuta los acuerdos de esta corporación. Sin prejuicio de sus potestades propias, y es además delegado del Gobierno en el orden administrativo”. Esta es la definición de ‘alcalde’ según la Real Academia Española (RAE). Una auténtica paradoja al observar el comportamiento de Clavero, quien ha actuado con egoísmo y soberbia anteponiendo sus intereses a los de sus ciudadanos. Los mismos a quien dice representar.

Paciente oncológica

Pese a no estar incluida en el protocolo inicial para acceder a una dosis de la vacuna contra la Covid-19, asegura que la inmunizaron «por ser paciente oncológica de alto riesgo y con una elevada exposición social». Un argumento que no justifica tan reprochable acción, ya que el plan de vacunación del Ministerio de Sanidad determinó que los enfermos de cáncer españoles no deben ser vacunados por el mero hecho de serlo. Por tanto, mientras que el resto de pacientes oncológicos esperan pacientemente en sus casas a ser citados para recibir la vacuna, todo parece indicar que la alcaldesa ha sido vacunada por el simple hecho de serlo.

A día de hoy, sigue habiendo miles de personas diagnosticadas con patologías previas que no han sido inmunizadas. Ocupan los primeros puestos en la cola de vacunación y aún siguen esperando. Mientras tanto, la única salida viable que contemplan es reducir al mínimo sus contactos, paralizar sus vidas y adaptarse a la situación. Pese a sus incesantes esfuerzos, la actitud incívica de altos cargos como Clavero no hace más que incrementar la impotencia y rabia de quienes sí respetan al otro.

Por ello, y con el fin de reconocer la valentía y resiliencia de todos aquellos que han actuado de manera ejemplar durante la pandemia, el pueblo necesita un gobierno que represente su lucha. Un gobierno que recuerde que los sacrificios sí merecen la pena.

Cande Martínez
Redactora en Murcia Noticias y El Parlamento. Actualmente cursando el último año del grado en Periodismo. Sucesos, reportajes y actualidad. Instagram: @cmartinezferra
- Advertisement -

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here