Cómo cuidar tu piel en invierno

Cómo cuidar tu piel en invierno

¡Invierno! la estación del año en la que hay que tener especial cuidado de la piel para mantenerla en perfectas condiciones durante toda la temporada. Siempre hay que prestar atención a nuestra piel y a todos los factores tanto externos como internos que pueden dañarla, y en este caso, el invierno es una época especialmente crítica para nuestra piel.

En invierno es muy frecuente que el frío y el viento resequen y castiguen la piel en mayor o menor grado, y que en algunos casos se pueda incluso producir una deshidratación tan profunda que se refleje en descamación. Independientemente del tipo de piel que tengas (grasa, mixta, seca, sensible etc.) es un hecho que hay que prestarle más atención a nuestra rutina en invierno, ya que las bajas temperaturas pueden agredir nuestra piel. Especialmente, la cara y la zona del contorno de ojos, ya que son las partes que suelen ir al descubierto durante esta estación, por ello es a las que hay que cuidar un poco más.

Si actualmente no conoces con exactitud cual es tu tipo de piel te recomendamos acudir a un especialista. Una vez conozcas tu tipo de piel, el cuidado de la misma será mucho más sencillo. Podrás adquirir los productos apropiados y que de verdad traten tu piel adecuadamente.

A continuación, vamos a darte una serie de recomendaciones para que luzcas una piel perfecta:

El primer paso en tu rutina facial debe ser la higiene. Es muy importante lavarse la cara con un jabón adecuado. Con ello conseguirás eliminar las impurezas de tu piel y ayudarás a evitar que se obstruyan los poros. Te aconsejamos lavarte el rostro con agua tibia.

El contorno de ojos: pasados los 30 años se recomienda empezar a usar este producto. En algunos casos, incluso antes. Ya sabes, mejor prevenir que curar. En esta zona del rostro es donde la piel es más fina, y por tanto es la que más puede sufrir las agresiones externas.

La hidratación, junto con la limpieza es otro de los puntos cruciales en tu rutina. Es recomendable tener dos cremas hidratantes distintas, una para usar por las mañanas y otra para por las noches. ¿Por qué? La respuesta es sencilla, tu piel no tiene las mismas necesidades por el día que por la noche. Mientras que por la mañana debes utilizar una crema que te proteja contra el sol (sí, incluso en invierno es muy importante protegerte de los rayos uva), por la noche es necesario que te decantes por una que ayude a regenerar tu piel.

Estos son los tres pasos fundamentales. Si, además, quieres darle un cuidado extra a tu piel siempre puedes incorporar en tu rutina sérum y tónico facial.

Otro tips que puede ayudar mucho al cuidado de la piel, es una utilización de peeling y exfoliantes una vez por semana y dependiendo de tu tipo de piel. Para finalizar lo ideal sería utilizar una mascarilla facial que aporte un extra a la falta de hidratación.

Consejo: no te olvides del cuello, suele ser el gran olvidado en nuestras rutinas faciales, y con el paso del tiempo eso puede llegar a notarse.

Dejar respuesta

Your email address will not be published.