MN

La importancia de estar por la Región de Murcia

25.9 C
Murcia
domingo, agosto 7, 2022

Centauro Quirón, la fundación que da una segunda oportunidad a caballos rescatados para trabajar en terapia

La Fundación Centauro Quirón lleva más de dos décadas dedicándose a trabajar terapias con animales para pacientes de distintas edades y condiciones y mejorar así su calidad de vida

Pedro llegó por casualidad hace más de 20 años a lo que puede decirse que es la pasión de su vida. Una pasión que tras varias reflexiones y andaduras, se materializó en el proyecto que nos cuenta para Murcia Noticias: la fundación Centauro Quirón.

Allá por 2000, Pedro Ferrer acompañó a un amigo a limpiar las cuadras de unos caballos de un club hípico murciano, al llegar allí se enamoró de estos animales y no le convenció las circunstancias en las que vivían. Quería darles más libertad y cariño a los equinos, y acompañarlos hasta sus últimos días de vida con la mayor dignidad posible, mirando siempre por su bienestar.  

Pedro siguió el consejo de su padre de ‘tirar los castillos desde dentro’ y continuó trabajando en las cuadras hasta que alquiló unas tierras en el Valle Perdido en Murcia para rescatar a caballos del matadero y darles una segunda oportunidad. En 2006 ya puso nombre al proyecto Quirón y ha seguido trabajando para llevarlo a cabo hasta el día de hoy, donde se han trasladado a unas nuevas instalaciones en Alguazas para ‘usar’ a estos caballos rescatados como animales de distintas terapias. 

Pero no solo eso, incorporó a su equipo también a perros rescatados para incluirlos en su ‘plantilla’ de terapeutas. Tras décadas de trabajo, Pedro, presidente de la fundación, nos recibe en exclusiva para contarnos todo lo que ha generado su pasión por los animales, cómo ayudan a las personas con sus terapias y lo que ha logrado Centauro Quirón. 

  • ¿Cómo iniciaste este proyecto? 

Salí con un amigo de fiesta y me dijo que le acompañara a limpiar unas cuadras a la mañana siguiente, le acompañé y fue allí cuando despertó mi amor por estos animales. Estando allí observé cómo vivían los animales, vi las condiciones en las que estaban los caballos, tratados de una forma muy mejorable. Quise cambiar esta situación y me apunté de voluntario a seguir limpiando cuadras para estar cerca de ellos.

Tras un tiempo supe que tenía que tomar partido y hacer algo al respecto, pensé primero en dejar el voluntariado y liberar a los caballos, pero mi padre me dio un gran consejo: ‘hijo, los castillos se tiran desde dentro, no desde fuera’; y así fue como ‘desde dentro’ me puse a trabajar para ayudarles. 

Los caballos que ya no servían para montar los llevaban al matadero, donde les pagaba una suma de dinero al dueño por cada caballo que les llevara allí. Es decir, los matas y encima te pagan por ello, por ser una importante materia prima. Ten en cuenta que la media de vida funcional de los caballos es de 20 años, pero muchos se ‘deshacen’ de ellos mucho antes por el coste que tiene mantenerlos cuando ya son mayores o no les sirven para montar o para cualquier otra tarea.  

Tras ver cómo funcionaba, fui a rescatar al primer caballo que bautizamos como Secreto (porque era un secreto que estábamos rescatando animales), y así fue realmente cómo empezó todo. Alquilamos una tierra situada en el Valle, en Murcia, y arrancamos nuestra andadura para salvar a estos animales. De hecho, Secreto a día de hoy sigue con nosotros, en la fundación, con sus más de 30 años. 

La idea se fue perfeccionando porque para salvarlos del matadero teníamos que dar un motivo o razón, y fue cuando surgió lo de hacer terapias con ellos. Desde 2017 en la Región hay sacrificio cero con los perros de forma real, por eso nos centramos en los caballos. Así nació la fundación Centauro Quirón. Centauro Quirón, Fundación

  • ¿Qué es Centauro Quirón?

Es una fundación que surge para darle una segunda oportunidad a los animales, y en esa ‘segunda vida’ aprovechar todo lo que transmiten para hacer terapias con personas de distintas edades y patologías. No somos un santuario, somos una fundación que hace terapias con animales. 

Quisimos cambiar la vida de los caballos, pero teníamos que pensar cómo podíamos hacerlo de forma que pudiéramos generar ingresos para continuar con esta labor. Siempre pongo el ejemplo de que un caballo es igual a 10 perros, por tanto el gasto es 10 veces mayor, hay que comprar pienso, pagar los gastos veterinarios, y un largo etcétera.

Por eso tenemos en la fundación Centauro Quirón clases de equitación, una escuela en la que no usamos el castigo positivo en el caballo para aprender, de hecho somos los únicos en la Región de Murcia que enseña equitación de esta forma. Creo el mundo ecuestre aún tiene que avanzar en esta línea, tal y como está avanzando la sociedad, por ejemplo, antes era una locura pensar que se podía educar a un perro sin el collar de castigo y ahora en muchas comunidades autónomas está prohibido (en Murcia aún no).

En el mundo del caballo se justifica este tipo de castigo para domarlos por ser parte del arte ecuestre pero, sin ánimo de criticar a la equitación tradicional, entiendo que esto tiene que evolucionar hacia este camino más respetuoso con el animal. No estamos diciendo que lo que hace se hace mal, sino que se puede mejorar. 

Por lo que en la fundación tenemos la parte de escuela de equitación y la parte de las terapias, hemos ido creciendo y tras comenzar en el Valle, ahora nos trasladamos a Alguazas.

  • ¿Cuántos animales tenéis en la fundación? ¿Cuántas personas hacen posible que salga adelante este proyecto?

Tenemos 41 equinos (burros, ponis y caballos) y la mitad están jubilados, lo que significa que gastan mucho más y consumen más que un caballo joven y sano, pero nosotros lo tenemos claro: los animales no pueden ser de ‘usar y tirar’. Eso es lo que hace que los proyectos sean muy difíciles de ser sostenibles. 

Y respecto a los perros, este año logramos la concesión administrativa del Ayuntamiento de Las Torres de Cotillas de la perrera municipal, de forma que en sus instalaciones tiene una capacidad máxima de 25 animales, pero nosotros no podemos mirar a otro lado, y los que no pueden entrar allí los rescatamos y los llevamos a Alguazas, que tenemos espacio para darles otra oportunidad, siendo como una segunda parte de la perrera. 

Los perros con los que hacemos terapia en residencias, por ejemplo, los tenemos adoptados nosotros, salvo con los que hacemos terapia en la cárcel, un programa donde los presos realizan sesiones con los perros para rehabilitarlos y que así los pueda adoptar una familia. 

Hacemos cosas muy interesantes con los animales, porque están demostrados todos los beneficios que tienen a la hora de hacer terapias. En plantilla hay 13 profesionales del mundo de la fisioterapia, logopedia, terapeutas, etc. y tenemos unos 100 voluntarios aproximadamente que vienen a colaborar. 

  • ¿Qué tipo de terapias hacéis y para quién?

Tenemos varios tipos de terapias y de públicos, desde atención temprana hasta geriatría. Nuestras instalaciones las tenemos ahora en Alguazas, y en ese mismo municipio tenemos además una clínica donde ofrecemos servicios de psicología, terapia ocupacional, fisioterapia o logopedia, entre otros. 

Uno de nuestros programas es el de llevar a perros a residencias de mayores, fuimos uno de los primeros de España en hacer esto, y es el programa más grande a nivel nacional. Tras el covid estamos recuperando la actividad en las residencias, una labor que entendemos que es vital, porque no nos podemos olvidar que tenemos que tratar de buscar actividades humanistas para los ancianos que residen ahí. 

Otro de los programas que tenemos es el de prisión que hemos comentado anteriormente, donde los presos mediante 13 sesiones ayudan a rehabilitar a perros para que puedan ser adoptados. Este programa va sobre el concepto de ayuda mutua, y lo que nos encontramos es que son muchos los usuarios que quieren quedarse al perro que han rehabilitado, pero les explicamos que los educan y rehabilitan para que tengan un futuro en una familia, por eso el proyecto lleva el lema ‘querer no es poseer’. 

Fundación Centauro Quirón

  • Imagino que habrás podido vivir muchos momentos anecdóticos y conocer muchos ejemplos de superación…

Sí, y gracias a ellos, 22 años después sigo enamorado del proyecto y de esta fundación. 

Hemos tenido cientos de casos que nos han conmovido. Hemos tenido pacientes que se autolesionaban y gracias a las terapias llevan años sin hacerse daño, también otros que tenían patologías como el conocido popularmente como ‘baile de San Vito’ que cuando montaban a caballo se mitigaba muchísimo sus convulsiones.

Hemos sido partícipes de ‘los primeros segundos pasos’ de muchas personas, que gracias a este tipo de terapias han podido caminar de nuevo, y mucha gente que se ha podido recuperar de depresiones y gestionar su ansiedad gracias a esta técnica con caballos.

También, en las residencias de mayores, encontramos casos de personas con alzhéimer que no saben los nombres de sus cuidadores, pero que conocen los nombres de cada uno de los perros que van a asistirlos en las terapias, o que recuerdan a sus mascotas y momentos de su vida gracias a estar con ellos. Son ejemplos que conmueven y que hacen que merezca la pena. 

  • ¿Cuáles son las ventajas de hacer terapia con caballos y cómo se inicia una terapia de este tipo?

Los pacientes llegan con su diagnóstico médico y nosotros trabajamos con dos tipos de diagnóstico, el médico y el funcional (realizado por terapeutas). Una vez que los evaluamos les proponemos la terapia que mejor se adapte a ellos en función de su edad y patología, respetando siempre las fases evolutivas de cada persona. Y disponemos de sesiones con caballos y perros tanto grupales como individuales. 

El problema que encontramos con esto es el intrusismo profesional, no todo lo que hacen las personas con diversidad funcional es terapéutico, por ejemplo, si un chico con Síndrome de Down está tomando café, no está haciendo terapia, está simplemente tomándose un café con amigos. 

El trabajo con animales aún se considera una ‘pseudociencia’, todo el que tiene perros dice que hace terapia con perros y no es así, no todo tiene que ser terapéutico. Pero nosotros tenemos más que confirmados los beneficios de trabajar con animales, y en concreto con caballos.   

La primera clínica la creamos en 2010 con terapias convencionales, pero me atrevería a decirte que la terapia con caballos es la más eficiente que conozco. Uno por el alto factor motivacional, el usuario tiene una motivación altísima. Se basa en tres principios fundamentales, planteados a nivel motórico, pero sabemos que traspasa esa línea y tiene más beneficios.  

Uno de ellos es la transmisión de calor. El calor regula el tono muscular, corrige posturas, mejor higiene postural, una mejor plasticidad pero también se consigue por ejemplo, un mayor control del esfínter y una mejora emocional porque reduce el dolor. Con el caballo quito suben dos grados, y mientras lo estás montando hasta 4 grados. Además, al producirse un calor mediante el tacto profundo, a través de la fricción, la teoría dice que se produce oxitocina, la hormona de la sociabilidad. Y ya hay estudios que asocian y relacionan la carencia de actividades sociales en el autismo con la falta de oxitocina.

El segundo principio para mi es brutal: la transmisión de impulsos rítmicos. Al montar un caballo con una morfología determinada, a una velocidad de 4-5 kilómetros hora, se producen entre 90 -100 impulsos rítmicos por minuto que entran desde el sacro a la columna vertebral hasta el cerebelo. Y además de potenciar que los músculos antigravedad funcionen, se demostró que de 90 a 100 impulsos rítmicos regula el sistema nervioso simpático y produce un equilibrio también con el sistema parasimpático que genera permeabilidad. 

Esto quiere decir que el niño con autismo aprende más que un niño sentado, regulando el sistema vestibular, y el caballo se convierte en un facilitador de aprendizaje porque te hace permeable, te regula tu sistema nervioso. Esto hace que todos los patrones motores los aprendas mejor, pero también los patrones cognitivos (discriminación de colores, adquirir vocabulario,…), porque tu permeabilidad basal es mejor. Aprender encima de un caballo es mejor que aprender en una silla. 

Fundación Centauro Quirón

Y el tercer principio es que se produce una disociación de la cintura escapular y pélvica. Cuando montas a caballo la sensación de marcha es real, estás andando de caderas y hombro a velocidad real, moviéndote por el espacio. 

Parece todo motórico, pero también puede tratarse una dislexia, por ejemplo, que están relacionada con la lateralidad. Si tu mejoras la lateralidad, tu esquema corporal, vas a mejorar la escritura, la dicción… Hay gente que no se puede poner recta y que gracias a montar a caballo consiguen ponerse bien. 

  • ¿Cómo se puede ayudar a esta fundación? 

Tenemos varios canales para ayudarnos, por una parte las empresas pueden adoptar un ‘centauro’ para colaborar cubriendo los gastos de las sesiones para un niño con su caballo, que no llega a los 5.000 euros. De esta forma el dinero llega íntegramente al proyecto.

También tenemos microdonaciones y por primera vez hemos logrado una subvención por bienestar animal de Servicios Sociales.  Buscamos siempre recaudar dinero de distintas formas, como conciertos solidarios, siempre con el objetivo de que la gente conozca Centauro Quirón y todo lo que hacemos.

Es importante decir que desde la Fundación Centauro Quirón tenemos un programa de becas para que nadie que quiera hacer este tipo de terapias se quede fuera, con el fin de que todo el mundo tenga acceso a este tipo de terapias.

Hay mucho que aportar, y entre todos podemos lograr que este proyecto siga adelante dejándonos ejemplos de superación e historias que hacen que cada mañana te levantes con ganas de seguir ayudando. 

Helena Rodríguez Torres
Helena Rodríguez Torres
Periodista y amante de la comunicación, especializándome cada día en RSC. “Hacer preguntas es prueba de que se piensa.” Rabindranath Tagore.
- Advertisement -

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas

Noticias Interesantes

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí