MN

La importancia de estar por la región de Murcia

23.4 C
Murcia
jueves, mayo 26, 2022

CALEIDOSCOPIO | La guerra en casa

Sin oportunidad para considerar nada, lo peor y lo mejor de la guerra se ha metido de lleno en nuestros hogares. La televisión se ha convertido en nuestro particular corresponsal, al tiempo que las redes sociales no dejan de enredarnos con noticias verdaderas y falsas.

El ‘mira y pásalo’, invita a detener la mirada y reflexionar sobre cuánto, realmente, está sucediendo. La realidad supera todas las expectativas. La destrucción y la muerte, campan a sus anchas en la guerra de Ucrania. El poder inmisericorde del mal ciega las conciencias y se ensaña brutalmente contra los derechos humanos, arruinando un país y matando cruelmente a miles de personas. Cerca de dos millones de refugiados, la mayoría mujeres y niños, han salido de sus hogares con lo que queda de su vida a cuestas.

La guerra que contemplamos desde casa, nos está haciendo reflexionar sobre la vulnerabilidad de la existencia y la urgencia de la paz en el mundo. La solidaridad crece por doquier al tiempo que las mafias no dejan de acechar al más débil.

Al tanto y atentos, una gran mayoría, intentamos dar lo mejor de nosotros mismos, cada cual aporta cuanto puede y son muchos los voluntarios que se han entregado por entero en pro del bien común en este execrable e injusto éxodo.

‘El hermano, ayudado por el hermano es fuerte como una ciudad amurallada’. (Proverbios) La vida sigue, y seguimos librando también nuestras pequeñas y menos pequeñas batallas caseras que si nos lo proponemos podemos ir solucionando. El perdón pasa por apartar el orgullo y aferrarse al cariño verdadero, el de siempre.

Llamaron mi atención las palabras de una niña de cinco años a su madre porque había castigado a su hermana mayor: ‘-Mamá, dale una oportunidad’. Si aprendiéramos de tan grandes maestros… Los niños que están sufriendo la guerra, obedecen con lágrimas y silencios, abrazados con la mirada por sus seres queridos.

Los niños que saben de la guerra desde casa, rezan e intentan dominar sus caprichos para que acabe la barbarie. Los mayores estamos estremecidos y expectantes ante la amenaza de un conflicto mundial. No nos queda otra que ‘Ser sembradores de paz y alegría’. (San Josemaría). Cuestión de ir ganando batallas. Todo por la paz en el mundo.

 

- Advertisement -

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas

Noticias Interesantes

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí