martes, abril 20, 2021
- Advertisement -

El Barça tumba al Sevilla para jugar la final de Copa del Rey

Barça y Sevilla disputaban ayer la vuelta de semifinales de la Copa del Rey, y a pesar de la ventaja hispalense de 0-2 traída del Sánchez Pizjuán los blaugrana le dieron la vuelta. Un gol de Pique en el 93′ mandaba el partido a la prorroga donde con un hombre más los de Koeman fueron superiores.

Cuando comenzó el partido el Sevilla no parecía haberse bajado del autobús, más por merito culé que por falta de ganas andaluzas. Lopetegui rotó muchas posiciones, quizás demás, y el equipo durante la primera parte no fue ese bloque compacto que caracteriza este año al cuadro de Nervión. Los locales avisaron una, dos y hasta tres veces, hasta que Dembelé, de lo mejor del partido, cruzaba a la escuadra un balón imposible para el 1-0.

El gol despertó al Sevilla, aunque el dibujo del equipo catalán les hacía imposible llegar a la meta de Ter Stegen. El dominio era aplastante de los Messi, Pedri, Jordi Alba y compañía, pese a que bajaron algo ritmo conscientes de que el botín estaba más cerca y el partido era muy largo. Con el resultado por la mínima se llegaba al descanso, casi la mejor noticia para los andaluces, que se iban a la caseta con mucho por retocar.

Los de Lopetegui se quejaron de la actuación del árbitro durante todo el partido

El paso por vestuarios cambió al Sevilla FC, conscientes de que el plan inicial había fracasado de nuevo, como en liga hace un par de días. Saltaron los peloteros para tener más el balón, primera consigna del equipo en la segunda parte. Con Rakitic, Jesús Navas, el Papu y la vuelta de Ocampos el cuadro andaluz daba un paso al frente. Consiguieron bajar las revoluciones al un Barça desatado, aunque Jordi Alba la tuvo en el 67′ para el 2-0, pero su acrobacia se estrellaba en el palo.

A los pocos minutos del susto, el Sevilla desaprovechaba la mejor oportunidad frente al Barça para meterse en la final de la Copa del Rey. Ocampos, a lo Juan Palomo, le sacaba un penalti tonto a Mingueza, que debió ser expulsado, pero el argentino no culminó su obra y marraba el tiro desde los 11 metros.

Oscar Mingueza, con una amarilla, debió ver la segunda tarjeta en el penalti forzado por Ocampos

A partir de ahí comenzaba el harakiri del Sevilla. Nadó y nadó el equipo de Lopetegui para morir en la orilla, y de forma cruel. Tonta falta de Fernando, en el descuento, al borde del área que desencadenó todo un cúmulo de infortunios. El brasileño era bien expulsado por doble amarilla, y esa falta provocó un córner que acabaría en un rechace para que Griezmann la pusiera con música en la cabeza de Piqué para mandar la eliminatoria a la prórroga en el último minuto.

La prórroga tuvo de todo, bueno y malo, aunque peor parte se la llevaban los visitantes. El Sevilla estaba fuera del partido, a nivel mental principalmente, y eso le dejaba fuera de la final. Un gol de Braithwaite en el 95′ fue suficiente para tumbar a un equipo que acabó con 5 amarillas y una expulsión solo en la primera parte de la prórroga. Otro posible penalti por mano de Lenglet fue la gota que colmó el vaso de los de Julen que se quedan sin final y con un gran cabreo.

Noticias relacionadas: El FC Barcelona perjudicado y no implicado en el ‘Barça Gate’

- Advertisement -

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here