jueves, agosto 5, 2021
- Advertisement -

Aprende a elaborar aceite de almendras casero en cómodos pasos

El aceite de almendras se recomienda fuertemente cuando se trata de artículos para embellecimiento, pues sus cualidades lo hacen ideal para el manejo de la salud de la piel. ¿Te gustaría saber cómo se elabora el aceite de almendras casero? Pues lee este artículo y verás cuán sorprendentemente sencillo es.

¿Qué es el aceite de almendras?

Es un aceite obtenido del producto seco de un árbol conocido como almendro. En el momento de exprimirlo en frío, se consigue un remedio con innumerables ventajas, llegando a ser, posiblemente, el más codiciado entre las damas. Se compone de grasas monoinsaturadas, así como de ácido oleico y linoleico (Omega 3 y 6). Es ligeramente transparente, con algo de amarillo o dorado y su olor es delicado y dulzón. Puede utilizarse externamente y, a pesar de que no se sugiere su ingestión, unas pocas personas lo utilizan generalmente para desobstruir los intestinos.

¿Qué propiedades posee el aceite de almendras?

Útil para la piel: sirve para atender problemas cutáneos como la resequedad, la dermatitis o las erupciones. Esto ocurre por causa de las grasas insaturadas que contiene ideales para nutrir la piel. Además, permite incrementar el suministro de sangre a los vasos sanguíneos de la dermis (cuando se aplica de forma circular), lo que mantiene la piel en condiciones óptimas. Si esto no basta, puesto que contiene vitamina E, actúa como asombroso agente de prevención del cáncer de piel.

Loción facial inigualable: se aplica muy bien en pieles resecas o con defectos, pues en virtud de sus cualidades la mantendrá nutrida, más suave y libre de imperfecciones.

Relajante y reductor del estrés: es idóneo para masajear, pues contribuye a paliar el estrés, el malestar y los nervios. También es un gran emoliente, útil en casos de inflamaciones cutáneas leves, por ejemplo, herpes o piel reseca.

Reductor de estrías: fomenta la circulación sanguínea, estimulando la disminución de las marcas producidas por el estiramiento de la piel. Masajeando de forma circular la región afectada, notarás cómo se reducen, particularmente las estrías con color ligeramente rosado. Actúa notablemente en la recuperación de la piel, al dejarla más saturada y delicada, principalmente por la vitamina E y las grasas insaturadas.

Desmaquillador aceptable: se utiliza para retirar el maquillaje y mantener limpia la piel. Basta con añadir algunas gotas en un algodón y deslizarlo por el rostro. Al tratarse de las pestañas, vale mucho más: elimina los cosméticos a prueba de agua.

Reductor de arrugas: por sus cualidades y nutrientes, previene el surgimiento de arrugas. Lo idóneo es colocar cada noche algunas gotas sobre la cara y el cuello. Se puede aplicar tempranamente, cuando las arrugas por expresión se han comenzado a formar.

Desmanchador de la piel: el aceite de almendras funge como apoyo extraordinario para limpiar la piel manchada. Al combinarse con algo de miel, los cambios se notan en breve.

Exfoliante funcional: al mezclar con algo de azúcar el aceite de almendras, se logra una “crema” exfoliante aceptable. Con sólo aplicarla en la cara con delicados movimientos en redondo, sin tocar el área de los ojos, dejarla actuar durante 15 minutos y después enjuagarla, dará más suavidad a la piel.

Ideal como mascarilla para la salud de la piel: utiliza dos cucharadas de aceite de almendras, combínalas con dos cucharadas de aceite de soja, una de levadura de cerveza y agua hirviendo; mezcla bien y después añade gradualmente tres cucharadas de avena, para obtener un producto homogéneo. Añade agua a alta temperatura y aplícalo a la cara, dejándolo trabajar por unos 30 minutos, luego aclara con agua tibia.

Útil para combatir los brotes de piel: quienes sufren de piel grasosa y espinillas, tienen en el aceite de almendras un excelente aliado. Aunque contiene grasas insaturadas, tiene diferentes compuestos que contribuyen a mejorar sorprendentemente la piel de la cara, los hombros, la espalda y el pecho.

¿Qué necesitas para preparar el aceite de almendras casero?

Para realizar el aceite de almendras casero necesitas dos tazas de almendras no tostadas, 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva, una batidora o licuadora.

Preparación 

Primeramente debes licuar las almendras tanto como sea posible. Comienza a baja velocidad y ve aumentando conforme los trozos se vayan haciendo más pequeños, así se licuarán más efectivamente. En el caso de que vea que la mezcla está adherida a los lados de la licuadora, detén el proceso y bájala para que se pueda seguir licuando. Acaba el proceso de licuado cuando observes que las almendras han pasado a formar un cuerpo de consistencia cremosa. Después coloca la masa obtenida en un recipiente y agrega el aceite de oliva. De convertirse en una bola dura, agrega más aceite (una cucharada). Mezcla bien y pon el conjunto en un lugar seco durante catorce días. Transcurrido este tiempo, verás cómo el aceite y la crema se han separado. Vierte el primero en un botecito y prepárate para darle uso.

- Advertisement -

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here