miércoles, agosto 4, 2021
- Advertisement -

A los jóvenes les importa y para muestra, un botón

Los jóvenes siempre han estado en el punto de mira de los contagios. Desde que la pandemia de la Covid-19 irrumpiera en la sociedad y pusiera nuestras vidas patas arriba, el foco de la culpabilidad estaba ha estado en los adolescentes y veinteañeros. Parece que todo era su culpa.

Negar que la imprudencia juvenil, los botellones y las fiestas ilegales han frenado la recuperación epidemiológica sería mentir. Evidentemente, han participado en la propagación de la enfermedad, en mayor medida que otras grupos de edad probablemente. Pero es una injusticia que se hayan convertido en diana de todas las culpas, sobre todo en las últimas semanas.

Según los datos del Ministerio de Sanidad, más del 90% de los murcianos mayores de 40 años ya han recibido, al menos, una de las dos dosis; y un 77,1% ya tiene la pauta completa. La vacunación hizo mejorar sensiblemente los datos y llevó a las autoridades a relajar las medidas. El 26 de junio el Gobierno central eliminó la obligación de llevar mascarilla al aire libre. Una flexibilidad en las restricciones que gran parte de la población española recibió con alegría y, ente ellos, algunos jóvenes.

Casi 30.000 peticiones para vacunarse en menos de 48h

Y claro, con la mayoría de la población adulta vacunada, ¿Quiénes iban a ser los nuevos positivos? Exacto, los jóvenes. Indudablemente muchos de ellos tienen conductas reprobables, con agrupaciones de decenas de personas sin ninguna medida sanitaria. Pero es sorprendente cuanto menos que alguien se alarme porque el grosso de los contagios en las últimas semanas se multiplicara entre los veinteañeros.

Y, contra aquellos que dicen que a esta generación le “da igual todo”, una prueba. La avalancha de peticiones para conseguir una cita para la inmunización saturó los servidores del SMS. El propio consejero de Salud mostró su satisfacción por el número de solicitudes en este grupo de edad: 12.000 en las primeras horas. Porque no, los jóvenes no viven ajenos a todo, no hacen su vida normal, ni viven como si la pandemia no les hubiera arrebatado meses de experiencias, como a todos. Una lección firmada por los Z y los millennial.

Inma González López
Periodista y redactora. Puedes leerme también en Twitter: @inmagonzalezlop
- Advertisement -

Últimas Noticias

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here